La información que entregó el alcalde Francisco Meza, según Caracol Radio, es que él mandó a preparar tres tumbas en el cementerio nuevo del pueblo para fallecidos por el COVID-19, pero que los trabajadores hallaron restos óseos y que por eso se suspendió la labor.

Los huecos y lo que serían varios “huesos de personas” fueron exhibidos por medio de un video que se compartió en redes sociales, y en donde un hombre narra que podrían ser restos de ciudadanos desaparecidos.

“Se van a dar cuenta de que aquí había personas, esto es un cráneo, ¿de quién será? No sabemos, pero puede ser de un familiar mío o de ustedes”, dice el comentarista del video.

Pero la emisora dice que el alcalde prefirió que sean las autoridades las que respondan esas preguntas, y que por eso el lugar fue aislado por la Policía para que peritos de la Fiscalía analicen el hallazgo.

Ahora el problema es dónde sepultar los cuerpos sin vida de personas que fallezcan por el virus, pues el cementerio central está copado y las autoridades locales tienen una disputa con la comunidad que se opone al entierro cerca de sus predios por temor a una contaminación.

Esa situación la advirtió el alcalde Meza el pasado 27 de julio cuando por problemas para sepultar un cuerpo dijo, en un comunicado, que de ahora en adelante serán enterrados “en el lugar donde se organiza el ‘cementerio COVID’ del municipio”.