Gustavo Moreno le dijo a un juez, en una sesión virtual parcialmente transmitida por Noticias Caracol, que por más políticos que fueran sus clientes, la “mafia” estaba presente.

“Yo no iba a recibir una plata para que no cumplieran y después me asesinarán. Yo no estaba tratando con monjas de la caridad, yo estaba tratando con bandidos y no iba a recibir un dinero para que después me fueran a hacer un daño o hacerle un daño a mi familia […]. Si yo sé que el señor tiene unas alianzas paramilitares, si yo voy a recibir 2.000 millones de pesos para no cumplir… lo mejor sería una denuncia, pero le garantizo que me asesinan, doctora Claudia, donde yo me hubiera quedado con un peso de esos y no se hubieran cumplido los compromisos”, declaró el exfiscal anticorrupción, preso en Estados Unidos.

El detenido reiteró que los exmagistrados Ricaurte, Gustavo Malo y Leonidas Bustos hicieron parte del llamado cartel de la toga, haciendo movidas para favorecer a congresistas investigados.

Específicamente, Moreno se refirió a los casos de los exsenadores Álvaro Ashton y Musa Besaile, investigados por parapolítica, y dijo que el exmagistrado Malo “obró en consecuencia con los compromisos que se adquirieron: sacar al magistrado auxiliar Reyes y no permitir que se diera la captura del senador Musa Besaile”.

También habló de que el cartel de la toga favoreció al exgobernador del Valle Juan Carlos Abadía.

Finalmente, el exfiscal anticorrupción aseguró que asumía su “responsabilidad” en este caso de corrupción, mientras que los exmagistrados nombrados mantienen su versión de que son inocentes.