El medio indica que “fuentes” le confirmaron que esos aviones son de alta tecnología agrícola, adscritos a la Policía, pero que tendrán pilotos contratados.

Los aviones, que ya están en el país —asegura la frecuencia radial—, son especiales para apagar incendios, pero fueron modificados para que cumplan las condiciones de la Corte Constitucional, que dejó en manos del Consejo Nacional de Estupefacientes la decisión de permitir el uso de ese químico para acabar con los cultivos de coca.

En 2015, ese mismo Consejo aprobó la suspensión de la fumigación con glifosato, cuando el entonces gobierno del presidente Juan Manuel Santos presentó esa solicitud.

Por ahora, no hay una decisión al respecto. No obstante, a finales de diciembre pasado, el Gobierno publicó el proyecto que reglamentaría esta práctica para el segundo semestre de este año.

Cabe recordar que la aspersión de Glifosato para erradicar cultivos ilícitos es una de las propuestas del presidente Iván Duque que considera que la erradicación forzada no está dando los resultados que el Gobierno quiere.