Diego Molano, director del Departamento Administrativo de la Presidencia de la República, escribió en su cuenta de Twitter el mensaje más contundente, donde invitó a la alcaldesa a cambiar su enfoque y “garantizar la tranquilidad” de los bogotanos. 

“Alcaldesa Claudia López, no eran distractores, es la realidad. Redirija sus energías a trabajar con la Policía, garantizar tranquilidad de los ciudadanos y castigar a vándalos”, apuntó el funcionario, en esa red social.

El segundo mensaje fue publicado por María Paula Correa, jefe de gabinete de la Presidencia de la República, quien hizo alusión a una frase usada por Claudia López y manifestó que el Gobierno seguirá “enfrentando al vandalismo y terrorismo”. 

“Las atribuciones al Eln de incidir en la violencia, que vivió Bogotá en las noches del 9 y 10 de septiembre, no se sacan de ningún sombrero”, apuntó la funcionaria, en esa plataforma. 

Los airados comentarios ‘cobrándole’ a Claudia López se dan porque el pasado 17 de septiembre, la alcaldesa señaló que el Gobierno Nacional había acusado al Eln de infiltrarse en los disturbios de Bogotá “para distraer la atención” de presuntos abusos de autoridad por parte de la Policía.

Este es el trino de Diego Molano:

“Sin ningún fundamento, porque nunca han mostrado ninguna evidencia, salen a afirmar que esto fue más o menos una toma del Eln. Si sabían por qué no lo previnieron y si tenían información sobre eso por qué no lo comunicaron”, señaló López. 

Simplemente se la sacan ahora del sombrero de la nada para distraer la atención. Eso no es serio con nadie; ni con la democracia ni con las víctimas”, agregó la alcaldesa.

Este es el trino de María Paula Correa:

Eln admite que se infiltró en los disturbios en Bogotá 

Horas antes de los trinos de Molano y Correa, el Eln había admitido que sí se había infiltrado para causar disturbios en las protestas por la muerte del abogado Javier Ordóñez 

Lo hizo alias ‘Uriel’, cabecilla del frente occidental ‘Ómar Gómez’ del Eln, quien contradijo a López y a ‘Pablo Beltrán’ (uno de la máximos jefes de la guerrila), que negó alguna intervención en los disturbios de Bogotá. 

“Nuestra militancia urbana participa en ellas [manifestaciones] como uno o una más. Son la indignación creciente, el repudio a la opresión y la necesidad de justicia y de sacudirse el yugo, lo que ha llevado a miles de personas a las calles en abierta rebeldía”, dijo ‘Uriel’ en un audio. 

Además, les envió un mensaje a los uniformados: “Los policías verdaderamente patriotas, que hagan objeción de conciencia y se nieguen a arremeter contra su misma clase; de lo contrario, que les caiga encima la ira popular”, concluyó el guerrillero.

Esta es la confesión del Eln: