La serpiente de más de cinco metros, también conocida como boa constrictor, fue liberada en la laguna del Chaira y, de acuerdo con Blu Radio, fueron necesarios cinco hombres para cargarla hasta ese lugar.

Blu Radio.
Blu Radio.

“Es una especie en vía de extinción que no genera un mayor riesgo para las personas, pero que puede alimentarse del ganado y animales pequeños”, dijo a la emisora Juan Pablo Parra, biólogo del hogar de paso de la institución educativa donde permaneció la anaconda antes de su liberación.

El experto afirmó en el medio que el animal fue encontrado por un investigador de la zona rural, quien se comunicó con las autoridades ambientales para su respectivo rescate y reubicación a su hábitat natural.  

Blu Radio.
Blu Radio.

Pero esta no fue la única especie que fue liberada en la selva caqueteña; según reportó la emisora, la serpiente estuvo acompañada por varias tortugas charapas y negras, que pudieron ser transportadas con colaboración de la Fuerza de Tarea Conjunta Omega del Ejército Nacional.