En una de sus últimas entrevistas, con el programa ‘Los informantes’ de Caracol TV, el sacerdote contó cómo nació el apodo de ‘Fray Ñero’ cuando empezó a ayudar a los habitantes de calle del centro de la capital del país.

El sacerdote, que falleció el pasado viernes, indicó en ese programa que el apodo nació cuando varios habitantes de calle lo vieron por primera vez y creyeron que era un infiltrado de la Policía.

“Alguien dijo: ‘¿Y ese hp qué hace aquí; quién es?’ y Uriel, un gran amigo que es habitante de calle, le contesta: ‘Él no es ñero, él es Fray y responde el otro: ‘Ah, bueno, es Fray Ñero”, recordó el sacerdote en conversación con ese programa.

‘Fray Ñero’ no se ofendió por el apodo e incluso agradeció que una comunidad tan olvidada por la sociedad como la de los habitantes de calle lo recibiera con los brazos abiertos.

“Un ñero es un compañero, y que a un sacerdote le digan ñero en las calles es una maravilla. Es una bendición. El lugar de un cura son las calles y los pobres”, agregó en ese momento.

Añadió que desde niño trabajó como vendedor ambulante y allí conoció algunos de los barrios peligrosos del centro de Bogotá en los que después hizo su trabajo social y caritativo.

Habitantes de calle lloran la muerte de ‘Fray Ñero’

El religioso murió por COVID-19, luego de estar internado durante tres semanas en una unidad de cuidados intensivos de la Clínica Marly.

Durante muchos años, Gutiérrez ayudó a los habitantes de la calle, brindándoles comida, abrigo, o un mensaje de aliento que muchos necesitaban. La pandemia no detuvo el servicio social del cura, quien durante el último año salió como siempre a las calles para buscar la forma más apropiada de darle una mano a los más necesitados.

Ahora ellos lloran la inesperada partida de su querido ‘Fray Ñero’. Uno de ellos recordó entre lágrimas, en diálogo con Noticias Caracol, lo especial que era el apoyo del sacerdote. “Siempre nos tría algo. Un chocolatico o algo, pero ese algo era de corazón”, contó el habitante de calle en el informativo.