Es el caso de un hombre que se hace llamar Camilo, que dice que fue abusado por integrantes de las Farc, en 1992, cuando al menos 20 guerrilleros lo reclutaron, lo llevaron a una zona boscosa; ahí lo violaron, contó a Noticias Uno.

“Guardé el secreto muchos años, lo guardé por 25 años por temer y por miedo. […] Se iban a llevar a mi madre y yo dije que no, que me llevaran a mí y que hicieran lo que tenían que hacer conmigo”, expresó Camilo.

Él, al igual que otros 60 hombres víctimas de violencia sexual por guerrilleros de las extintas Farc, pero también por paramilitares y miembros de la Fuerza Pública, dijo el noticiero, contaron sus casos ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), que investiga los vejámenes cometidos durante el conflicto armado.

Otros dos hombres, que pidieron que no se revelara su identidad, le contaron al informativo por qué se decidieron a hablar de sus casos, décadas después.

“Abre las puertas para que otras víctimas se motiven a hacer este proceso [de denunciar]. Tener esos espacios es importante para que los hombres también puedan decir: ‘Yo también sufrí, yo también lloré’“, declaró una de las víctimas.

Los hombres que sufrieron abuso sexual ahora hacen un informe para entregar a la JEP y para que el país también entienda que no solo las mujeres fueron víctimas de estos delitos.