El fotógrafo le dijo a La W que en julio pasado, Córdoba lo contactó para averiguar por sus servicios, que terminó contratando.

“El 28 de julio le envié una cotización formalmente del valor de la fotografía que se pactó por $ 900.000, pero si se hacía en estudio y por un trabajo extra, de fotografía y video, sería un total de $ 1.700.000. Él  solo se quedó con el paquete fotográfico”, aseguró el fotógrafo.

Posteriormente, el candidato uribista le preguntó al artista si conocía alguien que lo pudiera ayudar con piezas publicitarias para su campaña, y, de acuerdo con la emisora, el fotógrafo dijo que también podía hacer ese trabajo, pero que el cobro, que fue de 750.000 pesos, iba aparte de lo que ya habían acordado.

Entonces, ya en agosto, contó Chiquiza al medio, se reunieron en la casa del candidato para hacer las fotografías y ahí Córdoba le canceló el precio de las mismas. No obstante, aún quedaba la cuenta de las piezas publicitarias, que el fotógrafo le entregó al aspirante días después.

Córdoba le dijo al fotógrafo, de acuerdo con la emisora, que le iba a pagar en una fecha. No obstante, esa vez solo le entregó la mitad del dinero y le dijo “que desde la campaña no había dinero para pagar lo restante”.

Pero el artista siguió insistiendo por el pago de su trabajo, por lo que, relató él a la frecuencia radial, Córdoba se desapareció por casi dos meses.

Sin embargo, el candidato, señaló el artista al medio, volvió a aparecer dos días antes de las elecciones regionales para decirle que le iba a pagar, pero le reclamó que su “tarifa fue abusiva”.

Por ahora, no se ha efectuado el pago.