La imagen, que abre esta nota, se viralizó en redes sociales y allí comenzó la búsqueda de las autoridades para comprobar si era una imagen del pasado diciembre y sí efectivamente se dio en un barrio de la capital del Magdalena.

Incluso, el 5 de enero la secretaria de Seguridad de Santa Marta, Sandra Valejo, aseguró que de confirmar los hechos los padres de los menores serían “sancionados de manera ejemplar” y que se trabajaría con la secretaría de Promoción Social y el ICBF para restablecer los derechos de los niños.

Sin embargo, en la tarde de este jueves llegaron hasta la zona del nororiente de la ciudad donde se tomó la fotografía en la que aparecen niños entre los 3 y 7 años sosteniendo botellas de cerveza pero solo aplicaron una “amonestación verbal”, según Noticias Caracol.

Hasta el barrio, que no se detalló, llegó el ICBF, la Alcaldía de Santa Marta y la Policía para hacer una intervención a las familias y una sensibilización con los vecinos; aunque a los padres les advirtieron que si reinciden serán objeto de acciones legales.

El coronel Óscar Solarte, comandante de la Policía de Santa Marta, entregó más detalles al noticiero sobre la actividad:

“Estamos haciendo una actividad de Prevención y sensibilización ciudadana. Estamos dándoles a conocer que muchas veces con ciertas acciones que se desconocen se podría estar incurso en violaciones de tipo penal”.

Los funcionarios se acercaron a todas las casas para invitar a las personas a denunciar los casos y a cuidar mejor a sus hijos, pero hasta ahora no se conoce cuántas familias están involucradas.

El medio aseguró que es posible que la Fiscalía sí inicie una investigación penal a los padres, mientras la alcaldesa de Santa Marta, Virna Johnson, mostró su molestia por la escena:

“Es increíble que haya padres que permitan que los niños tomen, que los niños se emborrachen y que haya esta clase de situaciones en algunas ciudades”.

Justamente, hace apenas unos días un video causó indignación en el país porque mostraba a un grupo de niños bailando champeta, pero de una forma inadecuada para su edad; además, estaban consumiendo licor.

Por esa imagen, las autoridades buscaron a las mamás de los menores y las sancionaron, aunque dieron explicaciones para no ser juzgadas.