A Farieta Caita lo capturaron en flagrancia, el pasado 7 de septiembre, y según la Fiscalía le hallaron en su poder una pistola, un chaleco antibalas, un carné y una chaqueta de uso privativo de la Policía.

Si bien el procesado no aceptó su responsabilidad en varios delitos, y un juez lo envió a la cárcel Modelo de Bogotá, la Fiscalía explicó por medio de un boletín que este hombre y unas cinco personas más intentaron robarse un tractocamión en el que iban “camuflados en el piso del contenedor 60 bloques compactos de una sustancia pulverulenta, la cual arrojó positivo para cocaína, con un peso neto de 25.450 gramos (25 kilos)”.

El fiscal del caso detalló que el conductor recibió una llamada del dueño de ese vehículo en la que le ordenaba recoger un contenedor en el barrio El Recodo, pero que al salir del sector industrial fue abordado por “un grupo de hombres uniformados que se identificaron como miembros de la Policía”.

Estos delincuentes, dijo, bajaron al conductor y lo subieron a una camioneta,  a la que también se montaron “4 sujetos, quienes lo ubicaron en la parte trasera y le taparon la cara con un poncho”.

Fue en ese momento en que se presentó un tiroteo entre asaltantes y policías reales, ya que una persona que transitaba por allí alertó a las autoridades sobre el robo del tractocamión.

En medio de la balacera, el fiscal contó que “desde el tractocamión se realizaron disparos con fusil y un hombre bajó de él con arma en mano; no obstante, fue herido durante el cruce de disparos”. Este hombre, según el organismo acusador, era Farieta Caita.

Los demás delincuentes lograron escapar, y para cumplir su cometido, según la Fiscalía, “hurtaron dos vehículos: un taxi y uno particular, los cuales fueron encontrados en otro lugar de la ciudad. En ellos, los delincuentes habían dejado un proveedor, un par de guantes, 7 vainillas percutidas, una gorra de la Policía, dos celulares, una pistola 9 mm y 12 cartuchos para la misma”.

Los investigadores encontraron que la camioneta con la que se llevó a cabo el asalto era robada, que le cambiaron las placas por unas oficiales y que allí también dejaron abandonadas “una granada, 3 chaquetas de la Dijín, 2 proveedores, 6 gorras, 2 maletas, 3 radios de comunicación, 2 placas para vehículos falsas, 2 pares de auriculares para radio, un paletero de pare – siga y un radio base”.

Con estos detalles sobre la mesa, las autoridades les siguen el rastro a los demás involucrados en este asalto que sembró el pánico en la localidad de Fontibón.

Este video muestra el momento de la captura del falso policía: