El drama comenzó cuando en julio del año pasado la enfermera Marylin Pérez murió en la Clínica del Prado, en Soledad (Atlántico), por el coronavirus, y la familia fue a recoger el cuerpo, pero no lo encontraban.

Horas después, relató una hermana a Noticias Caracol, la funeraria Los Olivos se comunicó con la familia para decirle que hubo un error, y que clínica aseguró que el cuerpo de Pérez había sido enterrado en Puerto Colombia.

Desde ese momento comenzó una batalla para lograr una orden de exhumación, que permitiría a la familia comprobar que el cadáver de su hermana no estaba extraviado.

Sin embargo, la angustia creció cuando se exhumaron los restos de la tumba donde se supone estaría Pérez, y se halló el cuerpo de un hombre, señaló la hermana al noticiero.

“Encontrarnos con la sorpresa de que mi hermana no está en ese lote donde afirmaba la clínica del Prado que ahí estaba. Ahí estaba un señor rotulado con el nombre de José Muñoz”, manifestó la entrevistada.

La familia sigue buscando el cadáver de la enfermera y ahora necesitarán permiso para abrir otra tumba, pues aseguran que no descansarán hasta encontrar a su familiar.