En los consolidados finales de las elecciones de 2018, el exaspirante del Centro Democrático obtuvo 6.572 votos y no pudo acceder a una curul como representante.

No obstante, el diario indica que el también “empresario y promotor de los llamados comercios populares de San José, uno de los famosos sanandresitos de Bogotá”, fue el que costeó el viaje de Adriana Torres.

“Me dijeron que quería venir a apoyar al presidente y yo le ayudé a ubicar los pasajes, y se está quedando donde una señora”, dijo Cortés a El Tiempo. “Es un amor, tiene un don que Dios le ha dado y que lo comparte con la gente. Ella es amiga de Uribe”, agrega ese medio.

El excandidato suele compartir el eslogan ‘Lo que es con Uribe es conmigo’ y otro tipo de propaganda del partido uribista en sus redes sociales:

Torres había dicho que “una doctora” había financiado su viaje desde Antioquia, donde vive y lleva a cabo supuestas labores con la comunidad.

El Tiempo adelanta que la verdadera comunidad de la que procedería la religiosa estaría por pronunciarse confirmando su existencia, en los Estados Unidos.

La versión original de esta nota calificaba a la hermana Adriana Patricia Torres Echavarría como “falsa monja”. Sin embargo, se ajustó gracias a una carta que ella envío a medios de comunicación en la que certifica que pertenece a la comunidad Carmelitas Misioneros de Santa Teresita.