De acuerdo con relato que entregó en Noticias Caracol el coronel Germán Jaramillo Wilches, comandante de Policía del departamento, como no hubo ningún acuerdo entre los involucrados en la riña, fue necesario trasladar a tres personas hasta la estación del municipio.

Allí, afirmó el noticiero, uno de los involucrados confesó que su esposa había dado positivo en la prueba de COVID-19 que le hicieron en Cundinamarca, pues la pareja vive en Madrid.

“Cuando la patrulla que conoce el caso está haciendo el procedimiento de imposición de orden de comparendo a estas tres personas que están inmersas en este motivo, una de las personas le informa a uno de los uniformados que ellos, el pasado 14 de julio, habían sido notificados como COVID-19 positivo”, confirmó el oficial en el informativo.

El coronel Jaramillo dijo, además, que las autoridades de salud en Boyacá se pusieron en contacto con las de Cundinamarca, y que fue así como se comprobó que la pareja viajó a la población de Tasco, en donde habitan los padres de la mujer, casi el mismo día en que les notificaron los resultados de la prueba.

Estas personas habrían llegado entre el día martes de la semana pasada en horas de la noche hacia el municipio, con el fin de pasar su cuarentena. Es allí donde se presenta un caso de violencia intrafamiliar entre la pareja”, aseguró el oficial en Caracol.

Este caso ha generado el rechazo de las autoridades debido a que los contagiados no solo violaron las medidas de restricción, sino que viajaron en medio de la cuarentena y pusieron en riesgo a otras personas en Boyacá. También, porque fue necesario aislar a cuatro policías y a tres familiares que tuvieron contacto con la pareja.

Hasta la fecha, el reporte que entrega la Secretaría de Salud de Boyacá es que en el departamento hay 659 casos confirmados de coronavirus, 22 personas muertas, 334 recuperadas y 358 que esperan el resultado. De esos contagios hay uno en Tasco, sin sumar los de la pareja que viajó hasta allí.