Una vez se conoció esta información, pues el video circula profusamente en redes sociales, la Fuerza de Tarea Quirón del Ejército confirmó que el soldado desertó, el pasado 9 de octubre, y que se llevó el equipo y el fusil de dotación, según comunicado que recogió El Tiempo.

La institución, según el boletín, identificó al desertor como Luis Carlos Carrillo, de 22 años y adscrito al Grupo de Caballería Mecanizado N.° 18, y dijo que esta situación no representa riesgo para la seguridad nacional “toda vez que como saldado regular no tiene acceso a información clasificada o estratégica”.

Eso sí, explica el periódico, el Ejército aseguró que el video que grabó el soldado “es parte de una campaña de desprestigio en contra” de la institución, ya que “el joven reconoció ser parte de esta estructura y su propósito al incorporarse se encaminó a cumplir esta misión”.

Y es que según alegó el soldado Carrillo, la decisión de evadirse y unirse a la guerrilla del Eln la tomó debido a que en los 13 meses que duró en las filas no aprendió “nada bueno”, pues lo que supuestamente vio fue corrupción, maltrato de los militares de alto rango hacia sus subordinados y varios “soldados drogadictos, ladrones”.

Además, lanzó un duro señalamiento hacia sus superiores:

En el tiempo que estuve allá recibí charlas de superiores para que apoyáramos a grupos paramilitares […] me llamaban a defender la patria, qué patria estaba defendiendo yo, si esa es la patria de los ricos”, justifica el uniformado.

El joven también habla de “defender al pueblo”, de “no atropellar a los campesinos”, y hasta critica que sean los hijos de familias pobres los que luchen en la guerra.