Como siempre, el encontrón se produjo en Twitter, en donde Martín Santos quiso dar a conocer su parecer sobre “el despido masivo de periodistas” sin referirse puntualmente a El Tiempo.

La explicación debió parecerle peregrina a Vélez, por lo que le recordó a Martín Santos que es hijo de un expresidente que también fue dueño de El Tiempo, y se declaró desconcertado.

Martín Santos le dice a Vélez que no se sienta aludido y que no ponga palabras en su boca, porque él “nunca” dijo lo que entendió Vélez. Precisa que, en su criterio, “los medios […] prefieren las tendencias, los likes y los seguidores (Nueva modalidad de ingresos)”.

La insólita conversación entre Santos y Vélez en la red social refleja también el sentir del país y del mundillo de los medios y periodistas frente a lo que está pasando en el tradicional periódico.

Efectivamente, hay preguntas sin responder, hay confusión, y, sobre todo, mucha expectativa por la situación de un medio que ha sido emblemático no solo en Colombia, sino en el continente.

Hasta ahora, una información que les puede precisar a Santos y a Vélez qué es lo que está pasando en el periódico la ofrece La Silla Vacía, que calificó la jornada de este miércoles, en la que salieron 25 periodistas, como “otro día negro”.

Ese medio recuerda que es el tercer despido masivo en lo que va del año en la casa editorial, “propiedad del hombre más rico de Colombia, Luis Carlos Sarmiento Angulo, cuyo conglomerado anunció esta semana un crecimiento grande en sus utilidades, como contó el mismo El Tiempo”.

También reveló cuál fue la “mecánica de los despidos”: “Los editores llamaron a los periodistas de su sección que iban a salir, les explicaron que por temas financieros debían ser despedidos y los mandaron a pasar por el cheque de su liquidación”.

“A algunos les avisaron previamente, por lo que la mayoría tuvo poco tiempo para sacar información de sus computadores antes de que desactivaran sus claves”, es la situación que retrata La Silla de la jornada de este miércoles en El Tiempo, con base en “cuatro fuentes de la redacción”.

La Silla cita otras fuentes que le aseguraron que en el periódico “han hecho otros recortes como reducir los servicios del restaurante para los empleados, quitar los parqueaderos gratis, recortar el número de practicantes o no actualizar los salarios con la inflación este año, han cambiado programas de computador por otros más económicos y hay una orden a todos los editores para que reduzcan los gastos lo más que se pueda”.

“En la sala de redacción también corren rumores de que Sarmiento va a vender la empresa y que la reducción de sus costos operativos busca cerrar el negocio”, agrega La Silla. “De hecho, tres fuentes nos dijeron que está por cerrarse un acuerdo con Claro para comprar CityTV, el canal de televisión local, pero la empresa de telecomunicaciones nos negó oficialmente esa versión”.

Todo esto, en medio de la crisis que atraviesan los medios de comunicación  tradicionales en el mundo.