En rueda de prensa virtual, la alcaldesa de Bogotá reconoció que los mercados y los giros solidarios para cerca de 80.000 familias vulnerables de la ciudad llevan una semana de retraso, y anunció que este jueves se retoma la repartición de las ayudas.

De acuerdo con la mandataria, la entrega de los beneficios se tuvo que suspender cuando se reportó que en el programa Ingreso solidario del Gobierno aparecían cédulas que no existían o que pertenecían a personas que ya fallecieron. Por esa razón, la que la Registraduría y el Departamento Nacional de Planeación tuvieron que cotejar los datos de los ciudadanos inscritos.

“Bogotá solidaria en casa, que hace transferencias, e Ingreso solidario usan la misma base de datos. La base de datos del Sisbén. Bogotá no ha tenido ningún inconveniente de que aparezca una familia que no estaba en el censo, o que es de la cédula 0000… […]. Desafortunadamente, en el aplicativo del Gobierno sí hubo esa dificultad, y los organismos de control ordenaron parar los giros”, explicó López.

Hasta este miércoles, indicó la alcaldesa, la Registraduría entregó la base de datos “limpia”, por lo que este jueves se retoman en Bogotá las entregas de las ayudas, por la emergencia del COVID-19. La alcaldía espera que este lunes, todas las 80.000 familias que tienen sus ayudas represadas las puedan recibir.

López señaló que no permitirá que “politiqueros” le metan presión porque, según ella, hay quienes han querido entregarle listados de supuesta gente ‘necesitada’ —”o sea, sus amigos, sus primos, sus tías y sus clientelas”— para que les den mercados, y aseguró que son ellos los que están detrás de los cacerolazos y asonados de personas que piden sus ayudas.

“Bogotá no va a volver, bajo ninguna circunstancia, una situación de emergencia necesidad, en una acto de politiquería y clientelismo. No vamos a ceder a esa presión, así nos demoremos un poquito más”, concluyó la alcaldesa.