El conjunto, ubicado en el municipio de Pitalito, destacó, a través de una vocera, que hasta el momento el residente que puso la queja, que es el compañero sentimental de la supuesta trabajadora del sector salud, no ha presentado el soporte que acredite a esta persona, por lo que el acceso le ha sido negado debido a los estrictos protocolos de seguridad sanitaria para evitar la propagación del COVID-19, indicó el portal Laboyanos.com.

“La persona no es residente del conjunto y hay que acatar las medidas que están impuestas. Debido a esto, la administradora le manifestó al arrendatario que había unas medidas asumidas en el conjunto y, aunque la persona siguió insistiendo con varias excusas como que era una amiga, al final nos dijo que era la compañera sentimental de él”, aclaró en el medio Sandra Gavilán, empleada del conjunto.

La mujer destacó además que en ningún momento se ha discriminado a nadie del sector salud, ya que la administradora de la unidad de vivienda se comunicó con la Secretaría de Salud del municipio para confirmar la identidad de esta persona, y esa entidad informó que no aparecía en sus registros y tampoco está vinculada.

“Nosotros le pedimos al señor que nos hiciera llegar un documento con el cual certificara que la señora es trabajadora del sector salud pero hasta el momento no nos ha hecho llegar nada. Es triste ver cómo un comentario destruye, en vez de ayudar”, agregó la empleada del conjunto al portal.

Gavilán destacó que la administración adoptó estas medidas de seguridad sanitaria con el fin de proteger a sus nuestro habitantes de la tercera edad y a los niños, que son casi el 90 % de sus residentes.

“Aquí viven médicos y enfermeras, ellos pueden confirmar que nosotros no los hemos rechazado. Ellos son los que nos aportan para que las recomendaciones sean cumplidas y se evite una propagación del coronavirus”, puntualizó la mujer en el medio.