Eso, porque hay una información en redes sociales que dice que Moosh habría ingresado ilegalmente al país y estaría oculto en la Sierra Nevada de Santa Marta, donde un grupo delincuencial lo estaría protegiendo, aseguró La FM.

Además, señala la emisora, el israelí estaría administrando una hacienda, junto con una mujer, en la que podría retomar su negocio de prostitución, ilícito por la que fue expulsado de Colombia en 2017, y capturado, en Portugal, a mediados de este año. No obstante, un juez lo dejó en libertad.

La Policía de Santa Marta está verificando si el supuesto regreso de Moosh es real, dijo frecuencia radial, teniendo en cuenta que el israelí, que obtuvo su apodo por ofrecer orgías, menores y drogas en hoteles que abrió en Taganga (Santa Marta), Medellín y Cartagena, tiene una orden de captura.

“Toda la información lleva a que iniciemos una actividad de búsqueda y verificación. Esta persona fue inicialmente expulsada del país por las autoridades migratorias y se hizo un proceso de extinción de dominio de algunos bienes”, manifestó el comandante de la Policía de Santa Marta, coronel Gustavo Berdugo Garavito, de acuerdo con el medio.

Además de la red de prostitución, el israelí también es acusado de homicidio agravador, señaló La W en un artículo pasado, por estar involucrado en la muerte del empresario, también israelí,  Offer Ericksson Noam, que era dueño de bares de Cartagena.