Claudia López, alcaldesa de Bogotá, aseguró en rueda de prensa que se evaluó el comportamiento de los ciudadanos durante la celebración de la Navidad, el 24 y 25 de diciembre, y aunque agradeció el buen comportamiento, decretó nuevas medidas.

La primera es la ley seca para el fin de año. Además, no se levanta el pico y placa para carros particulares y se mantiene el pico y cédula para salir a hacer compras y diligencias.

“Este fin de año, zanahorio; sin trago, sin fiestas, sin celebraciones en las calles. Con mucho cuidado y bioseguridad, muy virtual. […] No hay consumo de licor autorizado. Vamos a tener ley seca total el 31 de diciembre y el primero de enero en Bogotá. Está prohibido el consumo y el expendio en sitios públicos; también estará prohibido los domicilios de licor esos dos días”, anunció la mandataria de Bogotá.

López dijo que se evidenció que sin bebidas alcohólicas se evitan las riñas y el autocuidado y las medidas de bioseguridad se aplican mucho más. “Menor licor, menos riesgos para la vida”, agregó la alcaldesa de la capital.

Pidió a los ciudadanos que se reúnan exclusivamente con el núcleo familiar para despedir el año, pero les recomendó que, si se van a reunir con otros miembros, hagan un autoaislamiento durante estos días.

Reiteró que las celebraciones en espacios públicos están restringidas; las personas que sean sorprendidas incumpliendo está medida serán detenidas por las autoridades. 

En el siguiente video se podrá escuchar los anuncios de Claudia López:

#Atención | Luego de Consejo de Seguridad, la alcaldesa @ClaudiaLopez, el secretario de Seguridad y el comandante de @PoliciaBogota anuncian medidas para atender a la ciudad este fin de año.

#Atención | Luego de Consejo de Seguridad, la alcaldesa Claudia López, el secretario de Seguridad y el comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, anuncian medidas para atender a la ciudad este fin de año.

Publicado por Alcaldía Mayor de Bogotá en Martes, 29 de diciembre de 2020

Incremento de coronavirus en Bogotá

El Ministerio de Salud señaló que hay una especial preocupación por el incremento de casos de COVID-19 en la capital, así como en otras regiones del país.

No obstante, López aseveró que por el momento la situación está controlada, aunque está semana sería la más “crítica” porque se evidenciarían las consecuencias de las aglomeraciones pasadas.

Aseguró que para enero habría una disminución.