El excomandante del Ejército es investigado porque bajo su mando —entre febrero de 2006 y noviembre de 2008— se habrían cometido alrededor de 2.500 asesinatos de civiles reportados como bajas en combate con las guerrillas.

Por eso comparece ante la JEP y en su segunda audiencia aseguró que “son los comandantes de batallón y brigada quienes deben responder sobre cómo y por qué sucedieron los crímenes”, indicó Blu Radio.

Por eso, una de las preguntas que le formularon los magistrados fue qué debía hacer el Ejército para que estos hechos ni vuelvan a presentarse y allí lanzó una frase que sorprendió:

“Es la pregunta más difícil, lo primero que se pierde en la guerra es la verdad porque es una cosa muy complicada. Diré algo dentro del corazón, hemos hablado permanentemente de la profesionalización del Ejército y me duele decirlo, pero los muchachos que van a la institución son los de abajo, los de estrato 1 —no van los estratos 2, 3, y 4— nos toca enseñarles cómo se utiliza el baño, como se utilizan los cubiertos, entonces no es fácil”.

Por otro lado, también opinó que el reclutamiento debe ser obligatorio y se “debe mejorar la calidad humana”.

Pero además, indicó la emisora, el oficial en retiro insistió en negar que hubiese ordenado matar cuando comandó la institución:

“Yo exigí resultados operacionales, operaciones, no bajas. Nadie puede decir que el general Montoya mando a matar, ni que me enteré que habían matado”.

Ante los magistrados de la Sala de Reconocimiento de la Verdad de la JEP, el excomandante también precisó que las respuestas las tienen los comandantes de las brigadas porque a él le informaban con un reporte que detallaba el tipo de operación y los resultados, pero no precisaba quiénes eran los “desaparecidos, muertos por lesión y heridos, capturados, secuestrados o lesionados”.

Entre tanto, sobre la creación de reconocimientos que habrían motivado la aparición de los ‘falsos positivos’, Montoya invitó a los magistrados a que también les pregunten a los “comandantes del batallón o de la brigada”.

El oficial retirado señaló, por otro lado, que como no hay un “plan especial para combatir las milicias”, eso significa que se debe combatir a todo el grupo y caen los menores reclutados.