La información se confirmó este lunes y W Radio dijo que fue la Sala de Instrucción de la Corte Suprema la que vinculó formalmente a Ernesto Macías a la investigación, y que lo citó a indagatoria para el viernes 12 de febrero

El proceso está relacionado con el delito de injuria, y la emisora explicó que Juan Carlos Vélez consideró que Macías “mintió” al decir que el entonces gerente de la campaña por el ‘No’ en el plebiscito por la paz, en 2016, supuestamente había consumido licor cuando concedió una entrevista.

La afirmación la hizo Macías en diciembre de ese mismo año cuando, en diálogo con El Espectador, se refirió a la decisión del Consejo de Estado de admitir una demanda en contra del plebiscito del 2 de octubre, en donde la estrategia del ‘No’ fue la ganadora.

“Estamos hablando de una magistrada que sale con un disparate con base en las declaraciones de una persona que no estaba en sus cabales, porque nos dicen que el doctor Vélez estaba con tragos y se comporta como un mitómano”, fue lo que, textualmente, dijo Macías al periódico.

Ernesto Macías y la razón por la que atacó a Juan Carlos Vélez

La descalificación que uso el congresista del Centro Democrático se dio porque Vélez había confesado, en entrevista con el diario La República, la estrategia con la que ganó la campaña de la que él fue el gerente.

“En emisoras de estratos medios y altos nos basamos en la no impunidad, la elegibilidad y la reforma tributaria, mientras en las emisoras de estratos bajos nos enfocamos en subsidios […] en la Costa individualizamos el mensaje de que nos íbamos a convertir en Venezuela”, dijo Vélez, en ese momento.

A varias personas les llamó la atención que el congresista del uribismo calificara de borracho a Vélez, y la misma periodista que lo entrevistó (Juliana Ramírez) dijo que le parecía una “excusa patética” la usada por Macías.

También, porque el expresidente Álvaro Uribe recomendaba a Vélez para la alcaldía de Medellín, y decía que confiaba mucho en él porque “es decencia, gente honorable y de manos puras”, pero no un hombre de tragos.

Así las cosas, habrá que esperar hasta el 12 de febrero para saber qué pasa con el congresista, pues se conoció que Vélez y Macías no conciliaron ante la sala.