La magistrada Lombana estaba al frente de los dos procesos más avanzados que le adelanta la Corte al senador Álvaro Uribe Vélez, en el pleito judicial que lo tiene enfrentado con el senador Cepeda por presunta manipulación de testigos.

Pero el alto tribunal decidió separar a Lombana de estos procesos al darle la razón a uno de los argumentos por los cuales fue recusada la funcionaria.

“Unánimemente la Sala Especial (de la Sala Penal de la Corte) concluyó que su condición simultánea de miembro activo de la fuerza pública y funcionaria judicial, riñe con la preservación de las garantías de independencia, imparcialidad y juez natural señaladas en la Constitución Política”, informó el tribunal en un comunicado.

Precisamente eso fue lo que argumentó el senador Cepeda, que dijo que Lombana hizo parte de las Fuerzas Armadas cuando Uribe ejercía como presidente. Es decir, este vínculo, según él “representaría una carga de desconfianza sobre la independencia e imparcialidad judicial”.

La magistrada militar también había sido cuestionada por el periodista Daniel Coronell, que denunció por medio de su columna en Semana que Lombana tuvo un “vínculo” laboral “con el abogado Jaime Granados”, el mismo que hoy defiende al senador, y que no dejó constancia de eso en su hoja de vida.

No obstante, la magistrada dijo en su defensa que esta relación laboral fue “hace más de 20 años (en 1997)”, que fue una “experiencia fugaz de tres meses” y que a partir de ese momento no volvió “a tener contacto personal ni profesional con el doctor Granados”, según comunicado de la Corte.

Pero el alto tribunal no tuvo en cuenta este argumento porque, según Semana, los magistrados encontraron que “estaba fuera de lugar”.

Así las cosas, el medio capitalino dice que al apartar a Lombana de estos procesos el caso pasará a manos del magistrado Cesar Reyes.