La votación se dio con un resultado de 5 votos contra 4. La Corte explicó que esa decisión se tomó “sin perjuicio de las garantías sobre la salud y especial protección de todas las personas que integran el Congreso de la República y su cuerpo de funcionarios y empleados”.  

La Corte Constitucional explicó que lo aprobado por el Congreso mientras el artículo 12 del decreto presidencial 491 estuvo vigente, como la cadena perpetua para abusadores, no se verá afectado porque “se presume legal su actuación”.

En ese mismo sentido se pronunció el presidente de la entidad judicial, el magistrado Alberto Rojas.

“En consecuencia, se presume la regularidad de las decisiones del Congreso exclusivamente desde el  aspecto de la virtualidad de las deliberaciones y sesiones de la Corporación, porque fueron emitidas al amparo del artículo 12 del Decreto 491 de 2020″, explicó el magistrado, en declaraciones recogidas por El Espectador.

Las reacciones fueron inmediatas y uno de los primeros congresistas en pronunciarse fue el representante a la Cámara por Bogotá del movimiento Decentes, David Racero.

“Al final sí teníamos la razón. Y cuando fuimos al Congreso a trabajar de manera presencial, los demás congresistas nos insultaron y hasta demandaron. ¡La democracia se respeta!”, escribió Racero, en su cuenta de Twitter.

Otro congresista que celebró la decisión del ente judicial fue el senador del partido Polo Democrático, Jorge Enrique Robledo.

Celebramos que la Corte Constitucional haya acogido nuestra tesis de que Duque violaba la Constitución al arrogarse el derecho de decir que el Congreso sí podía sesionar virtualmente. Autoritarismo por obvia violación a la separación de los poderes”, apuntó Robledo, en su cuenta de Twitter.