El primero en hablar de estas ayudas fue el expresidente Álvaro Uribe, que a través de sus redes sociales dio a conocer una propuesta dirigida específicamente a trabajadores independientes, a músicos y artistas, a mototaxistas y a propietarios de pequeños negocios (panaderías, peluquerías, restaurantes, talleres…), entre otros.

“¿Qué proponemos? Que ellos puedan tener un ingreso que les permita defenderse en estas semanas críticas”, manifestó el senador Uribe, y dijo que ese dinero podría salir de los 20 billones de pesos que el gobierno del presidente Iván Duque destinó para las pequeñas empresas.

“¿Cómo operaría?”, se preguntó el congresista, y luego se respondió:

“Que de esos 20 billones de pesos se les pueda prestar a todos estos sectores, que los estilistas, que el transporte informal, que los mototaxistas, que los músicos, etcétera. Que los convoque el Banco Agrario, las organizaciones de microempresas, y les entregue el recurso, y que se considere que ese crédito, que es un crédito para que puedan subsistir ahora mientras esto se resuelve; Dios quiera que no sea muy tarde, que ese crédito se pueda revisar en el futuro y pueda ser condonable”.

En cuanto a esta condonación, Uribe dijo que de no ser posible aplicarla para todos los créditos sí podría hacerse con “aquellos que más la necesiten”, y que de estos se escogerá a quiénes se les puede perdonar la deuda ya sea de manera “parcial o total”.

Pese a que varios seguidores aplaudieron el interés del senador de lanzarles un salvavidas a los trabajadores independientes, pues Uribe dijo que esta propuesta ya está en manos del ministro de Trabajo, Ángel Custodio Cabrera, hubo quienes se mostraron en desacuerdo con esta iniciativa.

Uno de ellos, y quizá el principal opositor de la propuesta, es el senador Gustavo Petro, que también acudió a sus redes para cuestionar que este tipo de ayudas “solo beneficia a los bancos y profundizaría en el mediano plazo la crisis económica”.

“La propuesta oficial del Centro Democrático para enfrentar la crisis es endeudar más a la gente”, argumentó Petro, y lanzó una contrapropuesta que consiste en “desendeudar, cesando pagos sin cobro de interés durante la pandemia”.

Así las cosas, los dos senadores, cada uno desde una orilla diferente, siguen enfrascados en una disputa política para definir quién tiene el salvavidas que rescate a esta población vulnerable. Mientras esto se define, los trabajadores independientes tendrán que seguir nadando contra esa corriente en la que cayeron por cuenta de la pandemia del coronavirus.