Precisamente la emisora, en su programa ‘Sigue La W’ de este miércoles, dio a conocer varios audios en donde se escucha a la mujer cuando le reclama al uniformado por no haber hecho un mandado a tiempo.

El medio la identifica como la esposa del coronel Óscar Fabián Solarte, comandante de Policía en Santa Marta, y dice que, de acuerdo con el denunciante, la mujer es la que da las órdenes y le indica qué debe hacer.

“Suba las llaves del carro y me las deja ahí en la puerta del apartamento, en el piso, y se puede ir”, le dice la mujer, que en el audio es mencionada como la “señora Liliana”.

En otra grabación, la mujer le reclama al policía por no haber estado pendiente del arreglo del carro, y hasta lo amenaza al hablar de un posible traslado.

Ramírez, usted aquí no se manda solo, yo no sé qué es lo que le pasa. Si usted llega de allá del taller, tiene la obligación de decirme a mí, acá, qué es lo que le pasa al carro, si no le hicieron nada o si lo revisaron, pero mire la hora que viene a decir, cuando a usted se le da la gana”, dice.

Además, le deja claro quién es la que manda:

“Si usted no quiere trabajar, muy sencillo, lo solucionamos ya. Pero mire la hora que viene a decir […] y ese mismo día debió haber llegado a decirme que al carro no le hicieron nada”.

Luego de eso, la mujer le hace saber que no se trata de “ningún favor”, sino de una orden, mientras que el uniformado trata de explicarle que él sí le dijo lo del carro, pero que “tal vez usted no recuerda”.

Periodistas del programa explicaron que no fue posible obtener respuesta del coronel Solarte, pero que desde la Policía se anunció que el caso será investigado y que se manejará de manera interna.

Fue por eso que en La W entrevistaron al veedor de la asociación de pensionados de la Policía (Asopón), Martín Alonso Gutiérrez, que dijo que hay uniformados que están cumpliendo labores que no les corresponde dentro de su misión.

Esposas de oficiales o comandantes, pareciera que son ellas las que tienen la jerarquía, y maltratan y abusan de la función de los policías […] los señores oficiales reciben una partida presupuestal por sus esposas y sus hijos, les pagamos para que tengan un sustento económico, pero, además, les tenemos que poner uniformados al servicio”, advirtió.

Gutiérrez también se refirió específicamente al caso del policía, ya que desde la asociación les están brindado ayuda: “El patrullero Ramírez, en Santa Marta, es un muchacho que está agobiado, asustado, tanto que está pensando en retirarse de la institución porque no sabe qué va a pasar ahora”.

Este es el informe completo: