La decisión del alto tribunal, informó Blu Radio, tiene que ver con la campaña que hizo Monsalvo Gnecco para su primer periodo como gobernador del Cesar, entre 2012 y 2015.

En ese momento, el funcionario, reelegido para ocupar el mismo cargo en este 2020, se comprometió con unas 800 familias a que no las iba a desalojar del  sector de invasión Tierra Prometida en Valledupar, si votaban por él.

No obstante, la Corte Suprema dijo que el ahora condenado gobernador no solo hizo una promesa de campaña, sino que incurrió en el delito de corrupción al elector, y por lo mismo debe pasar 5 años privado de la libertad, y además pagar una multa de unos 270 millones de pesos, según La FM.

Esa radio además señala que Monsalvo Gnecco pagará su condena en prisión domiciliaria, por lo menos, mientras impugna el fallo de la Corte Suprema.

Antes de que la Corte diera la sentencia, el gobernador manifestó, de acuerdo con El Heraldo, que era “inocente”.

“Estoy convencido de que hice lo correcto y apelaré la sentencia, confío en la justicia y cuento con todos los argumentos que le permitirá a la sala de casación penal de la Corte revocar esta injusta decisión”, indicó.