Claudia López dijo que son “madres de hijos e hijas, ciudadanos de esta ciudad, que, como cualquier madre, esperan que su hijo salga de casa bien y retorne bien”.

La alcaldesa destacó que el deseo de bienestar para los ciudadanos debe ser generalizado, no importa qué rol esté cumpliendo; bien sea “el del ciudadano que marcha, el del servidor público que es gestor de convivencia o el del servidor público que es miembro de nuestra Policía”.

López afirmó que la sanción social es lo más efectivo para trancar el vandalismo en las marchas en Bogotá. Por eso, la figura de mamá buscará disuadir a cualquier manifestante que pretenda salirse de control.

La mandataria distrital agregó que, para acompañar la labor de las Madres Gestoras de Paz en las marchas, habrá un equipo de mínimo 150 gestores de convivencia y toda la fuerza de Policía estará disponible.

En su mensaje, la alcaldesa hizo hincapié en que las marchas no son un problema de orden público; agregó que es una manifestación democrática “como cuando salimos a votar. ¡Es un derecho!”.

En ese punto, recordó el episodio que causó la muerte de Dilan Cruz, y destacó que “por empezar con la estigmatización, con el miedo, con alertar como si fuera a haber un problema de orden público nos preparamos como si fuera a haber una guerra y terminamos tomando las medidas incorrectas”.

“El 21 de noviembre del año pasado comenzó el paro y por empezar así: con desconfianza, con miedo, con estigmatización y con abuso de la Fuerza Pública terminamos en un muerto como Dilan Cruz”, agregó López.

“Solo después de que hubo un muerto en Bogotá, ahí sí comenzaron a cambiar la actitud las instituciones y la Policía”, concluyó la mandataria.