Adriana Vargas, una de las pasajeras a las que Copa Airlines les impidió viajar, contó el drama que comienzan a vivir porque la aerolínea habría interpretado mal la resolución del Gobierno colombiano que ordena suspender durante 30 días el transporte de pasajeros desde y hacia Brasil, con el fin de prevenir la cepa del coronavirus que se ha encontrado en ese país.

“Ayer [se refiere al miércoles], cuando el presidente Iván Duque informó que se iban a cancelar los vuelos desde este viernes 29 de enero, nosotros empezamos a buscar alternativas y encontramos que había un vuelo que alcanzaba a salir antes de ese itinerario, antes de que empezara a regir la resolución”, le dijo Vargas a Caracol Radio.

Uno de los aspectos sobre los que llama la atención esta mujer es el hecho de que el nuevo pasaje (ya habían comprado un vuelo con Avianca, que era el próximo miércoles 3 de febrero) lo compraron en Copa Airlines, y lo compraron este mismo jueves. “El último tiquete lo compramos faltando dos horas para el ‘check-in’”, agregó, y aclaró que ella hace parte de un grupo de 4 personas.

“¡Nos los vendieron normal! No nos contaron que había ninguna restricción”, recalcó Vargas en la emisora. “Entonces: teníamos nuestro tiquete de Avianca, incurrimos en un costo adicional para comprar un nuevo tiquete que fue este (el de Copa). Llegamos al aeropuerto, estábamos haciendo la cola común y corriente para entregar el equipaje, y nos llaman y nos dicen que todos los colombianos teníamos que corrernos a un costado, y nos dicen: ‘Ustedes no pueden embarcar el avión’”.

De acuerdo con Vargas, eran las 10:00 de la noche, hora local (8:00 de la noche hora colombiana). “Lo que dijo la aerolínea es que Colombia había expedido esa orden y les había llegado un comunicado de prensa con un resumen de la resolución. Nosotros le mostramos la verdadera resolución que estipula que la orden entra a regir a partir de la 12:00 de la noche del jueves, hora colombiana”, agregó.

La colombiana les explicó a los empleados de la aerolínea que un comunicado de prensa es mucho menos que un acto administrativo emitido por una autoridad pública. Además, la Resolución estipula unas excepciones que cubrían a todos esos colombianos, pues son residentes en el país y fueron llamados al aeropuerto (por correo).

Los colombianos llamaron al consulado y le dijeron que la aerolínea estaba haciendo una lectura errónea del documento emitido por el gobierno colombiano. “El consulado llamó a la aerolínea y les explicó que la resolución está basada en la hora colombiana (en ese momento en Colombia serían las 8 de la noche) y les pidió el favor de que los dejara embarcar”, agregó Vargas en la frecuencia radial.

Sin embargo, la aerolínea se negó, y el vuelo partió, pero con los pasajeros que no eran colombianos.

“Vamos atener que empezar a incurrir en unos gastos que no teníamos planteados. Es vivir en un país que no es económico”, dijo, preocupada, Vargas. “No trajimos computadores y esto nos pone en problemas graves. Nadie sabía que iban a cerrar las fronteras. Se supone que estábamos en reapertura económica y que las restricciones habían disminuido”.