Los recién casados señalaron directamente a la Policía de Turismo de Cancún, en México, y aseguraron que fue tal grado de maltrato que pensaron que iban a asesinarlos.

La pareja viajó la primera semana de marzo y, aunque las vacaciones iban muy bien, durante la cuarta noche el panorama se nubló y la Policía les arruinó su estadía, informó Noticias Caracol.

Ese día, al llegar a su hotel después de estar de fiesta en una discoteca, Miguel Echeverri se quejó por el elevado costo de una carrera de taxi.

El hombre le dijo al noticiero que ante el presunto abuso del taxista, pidió ayuda a los funcionarios del hotel. Ellos le dijeron que iban a llamar a las autoridades. Sin embargo, el remedio fue peor que la enfermedad.

“Cuando la Policía llega, ellos [los del hotel] se desentienden completamente y dicen: ‘No sabemos nada, él no quiere pagar'”.

Colombiano fue detenido en Cancún

Echeverri agregó que fue esposado y subido a un camión que terminó llevándolo a una estación de Policía del sector turístico.

La marea siguió subiendo y lo que comenzó como un simple reclamo se fue convirtiendo en un maremoto judicial para los turistas. El joven terminó ante un juez cívico

“Yo le intento exponer mi caso, [pero] esta persona me dice que no tengo derecho a hablar”.

Mientras tanto —denuncia— a su esposa le estaban pidiendo dinero para que lo dejaran libre.

“Cuando ella llega, la pasan frente al juez y este señor le dice: ‘La única forma de que yo deje salir a su esposo es que me dé 300 dólares’“. Ellos no tenían ese monto, señaló el medio.

Colombiano detenido en Cancún pensó que lo iban a matar

Después de esa solicitud, Echeverri agregó que mientras estuvo cautivo en la celda, unos cinco policías entraron, lo tiraron al piso y lo patearon varias veces.

Su esposa trató de grabar la escena de abuso policial, pero ella fue detenida también. Luego de 8 horas de retención, los dejaron salir... para que consiguieran el dinero que les exigieron.

El resultado fue lamentable: siete días incapacitado por los traumas en costillas y brazos después de la paliza.

Ante el irregular caso, la familia de Echeverri acudió a la Cancillería para poner la denuncia. Aseguran que esa experiencia no le puede ocurrir a ningún otro turista.

“Yo no sé si es algo contra los colombianos. Lamentablemente, parece que es como una fobia”, sostuvo Carmen Salazar, la madre del recién casado.

Más casos de abuso en México contra colombianos

Este episodio se suma al que sufrió Edwards Cabarcas, un chef cartagenero que denunció maltrato cuando llegó al aeropuerto de Ciudad de México.

El colombiano dijo que ese episodio ocurrió el 26 de febrero y que, a pesar de que llegó a México para hacer turismo, fue inadmitido en ese país.

Sostuvo que tenía todos los documentos en regla en el momento de ingreso, pues llevaba su pasaporte, tenía su pasaje de regreso y una carta de invitación hecha por un mexicano nativo. No obstante, fue llevado a una celda donde —dice— lo tuvieron durante más de 10 horas en condiciones inhumanas.