El director del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), Juan Daniel Oviedo, explicó a Efe que el hecho de que “los expertos estiman que hoy podemos estar llegando al habitante 50 millones está completamente asociado con el fenómeno de la migración venezolana”.

“De hecho, si Colombia hubiera seguido con las tendencias que tenía hasta 2016 nosotros hubiéramos tenido que esperar hasta finales de 2022 y comienzos de 2023 para poder llegar a esa cifra de 50 millones de habitantes”, aseguró el funcionario.

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), el número de venezolanos que han abandonado su país a raíz de la crisis ha superado los cuatro millones, de los cuales más de 1,4 millones están en Colombia.

Para explicar el crecimiento demográfico de Colombia, Oviedo señaló que hasta el 2016 el país se caracterizó por ser “expulsor en términos migratorios”.

“Por cada 2.000 habitantes que tenía Colombia en su territorio, entre 1 y 2 se estaban yendo a vivir al extranjero, eso es como el promedio de la historia de Colombia en la última década. A partir de 2017 y 2018 se dispara el flujo migratorio venezolano, Colombia pasó en vez de expulsar a recibir”, dijo.

El funcionario afirmó que en los últimos años por cada 2.000 habitantes del país estaban ingresando “26 migrantes internacionales en términos netos”.

“Casi el 100 % de ellos corresponden a la migración venezolana. Entonces eso llevó a que históricamente Colombia, que entre 2005 y 2018, había crecido a tasas anuales inferiores al 1 %, creciera en 2018 y en 2019 cada año a una tasa superior al 2 %, específicamente 2,3 %”, precisó.

Y agregó: “Para 2020 estamos asumiendo que la tasa de crecimiento anual va a ser del 1,6 % porque es natural que el flujo migratorio haya comenzado a reducir su velocidad de ingreso comparado frente a la velocidad que tenía a finales de 2017 y mediados de 2018”.

Otros datos del censo

Según el Censo Nacional de Población y Vivienda 2018, el primero que se hizo en 13 años y cuyos resultados definitivos fueron divulgados en julio pasado, en Colombia había entonces 48’258.499 personas.

De esa cifra, el 48,8 % corresponde a hombres (21’570.493 personas) y el 51,2 % a mujeres (22’593.924 habitantes).

En cuanto a edades, Oviedo explicó a Efe que “en 2018 Colombia tenía al 22,6 % de su población menor de 15 años, llamémosla joven desde el punto de vista de los estándares de educación, cuando en 2005 esa población menor de 15 años superaba el 30 %”.

“La población adulta mayor pasó de ser un 9 % en el censo del 2005, medida bajo el estándar legal colombiano de personas mayores de 60 años, al 13,3 %”, añadió.

En su opinión, eso abre una reflexión porque en “2005 por cada 100 jóvenes menores de 15 años había 30 personas de más de 60 años, es decir que teníamos prácticamente que tres jóvenes se iban a encargar de la solidaridad pensional de un adulto mayor” y ahora es todo lo contrario.

“Ahora por cada 100 jóvenes de 15 años tenemos 60 mayores de 60 años, eso que significa que prácticamente se necesitan 1,5 jóvenes para hacerse cargo de un adulto mayor”, dijo.

El desafío, en su opinión, es muy importante porque casi la mitad de la población que forma parte del mercado laboral trabaja en la informalidad y por ello no tiene una participación legal dentro del esquema de solidaridad pensional.

“Para Colombia ya el tema de la formalización laboral no es solo un tema económico o de productividad o eficiencia, es un tema de equidad intergeneracional porque necesitamos que todos los jóvenes ingresen al mercado laboral formal para que podamos garantizar la sostenibilidad de ese esquema”, agregó.