“El funcionamiento al mes de la clínica vale $1.700 millones; el gerente dice que se pueden facturar $1.200 millones, pero que por glosas se recuperaría apenas $900 millones, es decir un déficit de $800 millones. Casi la mitad de lo que les cuesta funcionar. Es urgente buscar recursos porque la clínica va a quebrar”, indicó el concejal a el diario El País de Cali. 

La clínica, que fue restaurada y entregada el pasado 6 de julio, estaría gastando más dinero del que recupera, de acuerdo con los datos brindados por el cabildante del Partido Conservador, añadió ese medio.

Tamayo agregó que ese centro médico aún no ha recibido un solo peso por la atención de pacientes de COVID-19, ya que las cuentas “apenas se pasaron en agosto” y por el momento no se tienen contratos firmados con las EPS sino solamente cartas de compromiso, apuntó ese rotativo. 

El análisis de Tamayo fue compartido por el gerente de la Red de Salud Oriente, Óscar Ipía López, quien fue más allá y dijo que la clínica tendrá que cerrar el próximo 24 de noviembre por la falta de recursos para mantener en funcionamiento el lugar, indicó ese periódico. 

Ipía añadió que uno de los principales motivos por los que no es rentable el centro médico es porque la ocupación de las camas UCI en Cali “no supera el 50 %”, y como en esas instalaciones no se pueden atender pacientes de otras enfermedades, “no hay posibilidad de obtener recursos por otra vía diferente a los del COVID-19″, manifestó en ese diario. 

La clínica Unidos por la Vida cuenta con 26 Unidades de Cuidado Intensivo, 28 camas para Cuidado Intermedio y 26 camillas para expansión de las áreas de emergencia y observación, apuntó El País de Cali. 

Entre tanto, Tamayo añadió en Caracol Radio que la solución viable sería que la administración del hospital pase a manos diferentes a las de la Red de Salud Oriente, que ya no tiene casi fondos para el sostenimiento. 

“Llegamos a un punto donde todos los excedentes de la Red Oriente están metidos en esta clínica. Se necesita una situación de todos ponen, pues hay un riesgo de rebrote. Entonces sería complejo que la clínica llegara a cerrar con este riesgo, pero la Red Oriente no la podría seguir sosteniendo”, señaló el concejal, en esa emisora. 

Finalmente, Tamayo apuntó hacia las entidades que deberían estar haciéndose cargo del manejo de la pandemia, ya que, según él, estas le están dejando toda la responsabilidad a la Alcaldía de Cali. 

Las EPS no han puesto de su parte para fortalecer la gestión de salud en medio de la pandemia”, concluyó el cabildante, en diálogo con Caracol Radio.