En una rueda de prensa, Claudia López les pidió a los bogotanos no entrar en pánico por la amenaza de paro armado del Eln, pero sí estar alerta a “cualquier paquete sospechoso que puedan ver en cualquier sitio público”,  así como vehículos y motos abandonados, y reportarlos al 123.

“Le queremos pedir a la ciudadanía que nos colabore estando especialmente atentos, vigilantes, cuidadosos o reportándonos cualquier información”, manifestó la alcaldesa.

Asimismo, la mandataria capitalina aseguró que habrá un plan candado “para cubrir todos los puntos de acceso, de entrada y los principales puntos estratégicos de la ciudad”, en el que participará el Ejército, la Fuerza Aérea, la Policía y la Fiscalía.

De igual manera, López anunció medidas como el blindaje de entidades oficiales y el refuerzo de la seguridad de la Fuerza Pública, teniendo en cuenta que los últimos atentados del Eln, en la capital, han sido para atentar contra los uniformados.

En ese mismo sentido, el comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, general Óscar Gómez, informó a los medios que entrarán en un acuartelamiento de primer grado, “que implica que vamos a tener más uniformados en la calle, tanto Ejército como Policía”.

Aun así, la mandataria de la ciudad aseguró que no se va a cancelar ninguna actividad pública que esté programada en la capital entre 14 y 17 de febrero, días en los que el Eln dijo que haría el paro armado, pues no permitirá que se “perturbe la cotidianidad pacífica, tranquila y corriente” de los ciudadanos.

“Duerman tranquilos. No hay ninguna razón para tener pánico. […] Estamos debidamente preparados, informados y organizados. Tenemos información muy confiable y precisa de inteligencia. Tenemos un plan candado […]. Estamos debidamente distribuidos y coordinados para mantener la vigilancia” , concluyó López.