Ante el incremento en los casos de contagio con COVID-19 en Bogotá, llegaron al Hospital El Tunal doce cascos que contribuyen a la asistencia respiratoria sin necesidad de sedar a los pacientes y someterlos a la intubación.

Estos cascos serán utilizados de manera exclusiva en pacientes con síndrome de dificultad respiratoria aguda, provocado por el coronavirus.

Por tratarse de un método de ventilación no invasivo, el paciente podrá mantenerse lúcido y, dentro de los parámetros permitidos, no perder la interacción con sus parientes.

Los cascos son similares a los que usan los astronautas o busos. Son transparentes y permiten inyectar en su interior oxígeno a presión superior, lo que repercute en una mejoría inmediata en los alveolos pulmonares, colapsados por los efectos del virus.

“Una gran ventaja es que, por su forma, tienen protección contra la generación de aerosoles, protege al personal asistencial y a otros pacientes. Esta herramienta disminuye el tiempo de estancia hospitalaria, de relajación muscular, y la recuperación resulta ser mucho más rápida”, afirmó el doctor Jhon Edison Parra, coordinador de la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital El Tunal.

El profesional aclaró que este método de terapia respiratoria no es apta para todo tipo de pacientes, por lo que se requiere de una evaluación previa para su aplicación.

“Se deben seleccionar (los pacientes) de acuerdo a la mecánica respiratoria, el estado de conciencia y la colaboración del paciente, se ha demostrado que el uso de este dispositivo disminuye el uso de los ventiladores, que se usan para casos más graves”, agregó.