Los dos uniformados, identificados como los intendentes Pablo Emigdio Ruano Mora (Pisanda) y Wilmer Arbey Muñoz Prado (La Cruz), aceptaron cargos por cohecho, concierto para delinquir con fines de narcotráfico, y tráfico, fabricación o porte de estupefacientes, luego de que los capturaran señalados de facilitar la entrada de productos químicos para la producción de cocaína del grupo residual de la columna móvil ‘Daniel Aldana’.

De acuerdo con un boletín de la Fiscalía, los dos policías se habrían beneficiado económicamente a cambio de no retener estos insumos químicos que iban para los laboratorios, y porque aparentemente permitían que de allí saliera la cocaína “sin mayores controles”.

En la investigación “se constató que dos intendentes habrían faltado a sus deberes legales y, presuntamente, no impidieron el paso de sustancias controladas y narcóticos a cambio de sumas de dinero, que oscilaban entre 700 mil pesos y un millón de pesos (según la cantidad y el tipo)”, asegura el ente acusador.

Junto a los dos uniformados también fue capturada Yeimi Adriana Bolaños Molina, funcionaria de la oficina de atención al adulto mayor de la Alcaldía de La Cruz , así como su compañero sentimental, Odúber Arleyo Realpe Alvear.

Bolaños y Realpe, según la Fiscalía, “serían los encargados de coordinar y transportar estupefacientes desde las zonas de procesamiento en Policarpa, Leiva, Cumbitara y Santa Rosa, entre otros municipios de Nariño, hasta Cali”.

Estas dos últimas personas no aceptaron los cargos, pero fueron cobijadas con la misma medida de los policías: casa por cárcel.

Foto: Fiscalía

Este es el momento en el que agentes del CTI capturan a las cuatro personas: