El juzgado 62 de garantías de la capital señaló, de acuerdo con Blu Radio, que “hay varios elementos que dan cuenta de la posible participación del mayor Tocarruncho y del sargento Wadith Velásquez”, en las interceptaciones, no autorizadas, a 5 uniformados.

Tocarruncho y Velásquez son señalados de haber utilizado las interceptaciones al ganadero José Guillermo ‘Ñeñe’ Hernández, para chuzar a compañeros de su misma unidad.

Por eso, la Fiscalía les imputó los delitos de fraude procesal, violación ilícita de comunicaciones, falsedad ideológica en documento público y uso ilícito de comunicaciones, cargos de los que dicen ser inocentes, según la emisora.

Además de la casa por cárcel, agregó Noticias RCN, los uniformados fueron suspendidos de sus cargos, y no pueden tener comunicaciones con testigos o personas vinculadas a la investigación.

Los uniformados habrían justificado la interceptación a sus compañeros diciendo que eran “sicarios y traficantes” de una red de narcotráfico, de acuerdo con un investigador del caso, citado por la radio.