Miguel Ángel del Río Malo, quien reveló que se hablaba de posibles delitos electorales en las conversaciones de José Guillermo ‘Ñeñe’ Hernández, calificó la captura como una “infamia” y un “atentado contra la decencia”.

El abogado defendió el actuar de los investigadores que, según él, advirtieron las “prácticas fraudulentas desde el punto de vista electoral” que contenían los diálogos del ganadero relacionado con narcotraficantes.

Los audios se obtuvieron cuando se investigaba un homicidio en el que Hernández habría estado involucrado.

Caracol Radio identifica a los policías como mayor Jefferson Fabián Tocarruncho y sargento Wadith Velázquez. Además, sostiene que se les acusa de “utilizar el caso del ‘Ñeñe’ Hernández para ocultar interceptaciones no autorizadas que se habrían realizado a cinco uniformados de su misma unidad”.

Ese medio explica que ambos funcionarios, acusados de “violación ilícita de comunicaciones”, habrían “aprovechado sus cargos para incluir los números de líneas telefónicas que nada tenían que ver con el proceso”.

En un video, Del Río señaló al ente acusador de juzgar “con rasero diferente” a los agentes y a María Claudia Daza, la interlocutora del ‘Ñeñe’, “a quien solo citaron a un interrogatorio y no le pasó absolutamente nada”, mientras que en el caso de los investigadores “no hubo ni interrogatorio ni declaraciones, solamente capturas”.

El abogado hizo después un fuerte señalamiento contra el fiscal Francisco Barbosa, a quien acusó de pretender “contaminar la prueba que favorece al ‘Ñeñe” Hernández y deslegitimar lo que hemos denunciado”.