La anécdota la contó Carlos Mauricio Trujillo, hijo del fallecido ministro de Defensa, en medio de la declaración que dio durante la ceremonia de despedida a su padre.

Allí, Mauricio dijo que el funcionario se alistaba para hacer su campaña con la intención de llegar a la Presidencia de la Republica, y reveló que Carlos Holmes Trujillo estaba preparando una canción de reguetón.

“Tengo una anécdota muy bonita. De manera jocosa, cuando él quería describir esas aspiraciones presidenciales, nos dedicamos a explorar cómo sería un eventual jingle de campaña”, expresó el hijo del ministro.

Mauricio dijo que el consejo para su padre era que se inclinara por un vallenato, pero la respuesta fue: “No, hombre, adoro el vallenato, pero eso va más por el lado del reguetón”.

Fue así que el fallecido funcionario optó por titular su composición como ‘El tranqui, tranqui’, pese a que su hijo le advirtió que ese nombre sonaba a la misma canción de ‘tropipop’ que escuchaban cuando estaban en la universidad.

Mauricio le puso a sonar el popular tema y, según contó en la ceremonia militar, su padre “la comenzó a tararear haciéndole arreglos de reguetón”.

“El que no esté tranquilo, el que no pudo ir a trabajar tranquilo, que se vaya parando porque estoy que tranqui, tranqui, vino a tranquilizar”, entonó el hijo de Trujillo.

Esta anécdota, y otras más, hicieron parte del sentido homenaje que le rindieron en la Escuela de Cadetes José María Córdova, en donde también habló el presidente Iván Duque.

Blu Radio recogió ese fragmento de la declaración de Trujillo.