El uniformado sacó ventaja de su cargo para cometer asaltos y falsos allanamientos, destacó Noticias RCN.

En ese sentido, la Fiscalía manifestó que al patrullero se le había dado el período de cuarentena en su casa, pero en lugar de quedarse confinado, “aprovechó para cometer un ilícito”.

Como si fuera poco, el agente es señalado de liderar la banda delincuencial, conformada por otros 5 delincuentes, que simulaban ser policías.

El ente acusador señala que el agente se había llevado varios uniformes de dotación y chalecos, que finalmente se los dio a sus cómplices. Así, esperaban pasar desapercibidos y adelantar los supuestos allanamientos.

Ya disfrazados, los asaltantes pretendían dar su golpe en el occidente de Bogotá, agrega el noticiero.

No obstante, cuando se iba a ejecutar el crimen, la Policía notó un vehículo sospechoso y al revisarlo encontró a varios hombres uniformados, pero muy nerviosos y sin identificaciones.

El informativo señaló que los policías (los auténticos) incautaron las armas, los uniformes hurtados y varios celulares.

Por su parte, el agente fue destituido y enviado a la cárcel para que afronte una investigación por sus crímenes, concluyó Noticias RCN.