Pero fue hasta el martes cuando el organismo acusador, por medio de un comunicado, dio a conocer la estremecedora historia de abuso sexual que se esconde detrás del procesado, de 42 años, del que no dio a conocer su identidad.

La investigación apunta a que los vejámenes a los que era sometida la pequeña empezaron en 2003, cuando apenas tenía seis años, época en la que el hombre presuntamente le tocaba sus partes íntimas.

Tres años más tarde, la Fiscalía presume que estos actos “pasaron al acceso carnal”, y que se dieron de manera reiterada hasta diciembre de 2014, cuando el hombre “la dejó en estado de embarazo”.

Fue por eso, y por los testimonios recolectados, que un juez de control de garantías ordenó enviar al hombre a una cárcel, señalado de haber abusado sexualmente durante todos estos años a la menor.

La Fiscalía dice que el hombre no se allanó a los cargos por delitos de acceso carnal abusivo con menor de 14 años y acceso carnal violento.

Este caso se conoce en medio de la indignación que generó, en Armenia (Quindío), la denuncia de una madre que aseguraba que había sorprendido a su compañero permanente presuntamente abusando de su hija de 11 años.

El hombre, de 32 años, fue enviado este miércoles a prisión, y la Fiscalía entregó detalles a través de un boletín.

“Al parecer, la mujer observó al hoy procesado desnudo realizando tocamientos en las partes íntimas de su hija, situación confirmada por la menor”, agregó.