El soldado, adscrito a la brigada contra la minería ilegal, habría aprovechado que el bus se detuvo en la calle 3 con carrera 60 para rapar el teléfono por una ventana, según confirmó una familiar de la víctima a Blu Radio.

“Cuando logra su objetivo, él sale corriendo y nosotros nos bajamos a perseguirlo. La comunidad nos ayuda y lo detienen unas cuadras más adelante” relató Lina Torres, tía de la joven, citada en la emisora.

Ante la persecución, el militar supuestamente le entregó el celular a un ciudadano, pero no se salvó de la agresión.

Torres asegura a ese medio que “él decía que lo ayudáramos, que era soldado […] Cuando la gente se enteró de eso, más le pegó”.

Pese a que el presunto ladrón fue capturado por la Policía, un juez lo dejó en libertad en las últimas horas, añadió Blu Radio.

Finalmente, el Ejército se pronunció por medio de un comunicado en el que aclaró que el acusado gozaba de un permiso, y ahora se abrirá una investigación disciplinaria, puntualizó la emisora.