El cabecilla, oriundo de República Dominicana, estaba prófugo desde que su banda fue desarticulada por las autoridades de su país en un gran operativo el pasado 8 de agosto, por lo que las autoridades dominicanas habían emitido una alerta roja internacional para pedir la colaboración de la Policía Internacional (Interpol), informó la Fiscalía.

Entonces, las autoridades dominicanas calificaron la banda de Peralta como la mayor red de narcotraficantes del país, responsable de enviar toneladas de droga a Estados Unidos y Europa y luego blanquear los beneficios en las discotecas y clubes nocturnos regentados por ‘César, el abusador’.

Hace casi cuatro meses que Peralta emprendió la huida, convirtiéndose en uno de los capos más famosos de la historia dominicana, entre otras cosas por la facilidad con que supuestamente logra siempre escabullirse de la ley.

El ciudadano dominicano fue detenido en la mañana de este lunes en un apartamento ubicado en el sector de Boca Grande, donde se materializó la captura y será puesto a disposición de las autoridades correspondientes, agregó la Fiscalía colombiana.

Según el Gobierno de EE.UU., Peralta y su banda llevan años enviando “toneladas de cocaína y cantidades significativas de opioides” hacia Estados Unidos, Puerto Rico y Europa.

La operación antidroga con la que se desarticuló la banda no tuvo precedentes en República Dominicana por su dimensión, ya que implicó a cerca de 700 personas, incluyendo 500 policías y militares, que se desplegaron de forma simultánea en decenas de locales de la banda en Santo Domingo y en las ciudades de Santiago y La Romana.

El día del operativo fueron arrestados varios cabecillas de la banda, algunos de los cuales han sido extraditados a Estados Unidos.

Días más tarde, el 27 de agosto cayó bajo arresto la propia esposa del ‘Abusador’, durante el tercer allanamiento realizado por las autoridades en un apartamento donde residía la pareja en el ensanche Naco de Santo Domingo.

Al anunciar los primeros resultados de la operación el pasado agosto, el procurador general de República Dominicana, Jean Alain Rodríguez, acusó a Peralta de haber trabajado en las últimas dos décadas a las órdenes de los principales narcotraficantes del país.

En palabras del procurador, el capo fue escalando poco a poco hasta la cúspide de la jerarquía del negocio de la droga en la isla, hasta crear una “compleja estructura” que funcionó de puente entre los países productores de cocaína de Suramérica y Estados Unidos.