La asamblea se hizo en la Universidad del Valle, sur de Cali, en la que estaban reunidos miembros de la Defensoría del Pueblo —incluido Camargo—, indígenas y otros manifestantes.

Las personas estaban hablando, al parecer, de los enfrentamientos que se han presentado entre los civiles, cuando vieron que el defensor se acercaba cada vez más a la salida.

El moderador de los diálogos tomó el micrófono para señalar la importancia de escucharse entre todos; el defensor, entre tanto, caminaba hacia la puerta. Ahí el hombre le pidió a Camargo indicaciones de cómo continuar; él se volteó y dijo algo.

El moderador entoces exclamó: “Por eso, pero creo que es importante y respetuoso que escuchemos a toda la gente”, mientras la gente le reclamaba al defensor. El funcionario intentó justificarse ante una parte de los manifestantes, pero terminó abandonando el reciento.

“Si usted no es capaz de escuchar… Si no nos quiere escuchar…”, alegaba el del micrófono. 

Los demás silbaron y abuchearon al funcionario, tal y como se aprecia a continuación:

El desplante de la Defensoría del Pueblo por supuesto provocó la reacción de varios internautas, entre periodistas, políticos y líderes sociales, que incluso pidieron la renuncia de Camargo.

El Defensor del Pueblo Carlos Camargo debe renunciar por faltar a la misionalidad de la institución. NO ES UN GARANTE de nuestros derechos. El pueblo se defiende y se respeta señor ‘Defensor del Pueblo’”, escribió el senador indígena Feliciano Valencia.

El representante a la Cámrara David Rancero se sumó a la opinión de Valencia y señaló que Camargo no debía estar en ese “digno cargo”.

“¿Si el defensor no es capaz de escuchar a los manifestantes, quién lo hará?” se preguntaron otros, que además recordaron la polémica en la que estuvo el funcionario por presuntamente estar en su finca en Anapoima, mientras el país estaba en protestas.

Ni la Defensoría del Pueblo ni Camargo se pronunciaron sobre esa situación, aunque en un comunicado hablaron de una reunión con voceros “de la minga indígena, negra, campesina y popular de Cali” en la que se establecieron bases para instalar una mesa de trabajo técnica.