La fiesta, en la que había cerca de 125 personas, fue denunciada ante las autoridades por vecinos responsables del sector.

Policías arribaron al lugar de los hechos, pero los administradores del mismo no quisieron abrir las puertas. Por eso, fue necesaria la intervención del Cuerpo de Bomberos, que abrió las puertas a la fuerza para que los agentes procedieran a imponer las multas pertinentes a los presentes, según detalló Blu Radio.

A todos los asistentes a la fiesta clandestina les impusieron la multa de casi un millón de pesos por no respetar las medidas sanitarias en época de pandemia. Más allá de que a partir de este fin de semana el país dio un paso más para entrar de cierta medida en la nueva normalidad, los bares y discotecas aún no pueden operar, sobre todo en una ciudad como Bogotá que ha sido la más afectada por el coronavirus.

Se ha vuelto recurrente que las autoridades detecten fiestas clandestinas en la localidad de Chapinero, ya que en los fines de semanas de agosto esa noticia también se generó, sobre todo en las zonas aledañas a la Carrera 13, entre calles 63 y 53.

De acuerdo con el video que publicó Blu, el interior del lugar de la fiesta estaba completamente decorado y en él estaban bastante juntas las personas que fueron. A continuación, las imágenes que se conocieron del interior de la discoteca: