La agresión ocurrió en el barrio Aguas Claras, de la localidad de San Cristóbal (sur de Bogotá), donde el policía llegó para detener una riña entre dos familias, informó Noticias Caracol.

Raquel Yazo, hermana del agente herido, contó en ese medio que él llegó en compañía de otros patrulleros para detener la riña. Sin embargo, los uniformados fueron atacados con machetes, palos, piedras y botellas.

“Mi hermano alcanza a agarrar a uno de ellos y esta persona le manda un machetazo para acabar con la vida de él, pero mi hermano para no dejarse matar pone la mano, y esta persona le amputa la mitad de la mano derecha”, detalló Yazo, en diálogo con ese informativo.

Asimismo, la hermana del policía agredido indicó que él sufrió una crisis nerviosa luego de que los médicos tuvieran que amputarle el resto de la mano. Por ahora, el patrullero se recupera en un hospital de Bogotá.

Sobre el sujeto que mutiló al agente, solamente se sabe que fue capturado, pero horas más tarde recobró su libertad, añadió ese noticiero.

Este es el informe del caso:

Bogotá: nueva agresión contra policías, luego de asesinato de Edwin Caro

El caso se conoce dos días después del asesinato del patrullero Edwin Caro a manos de dos delincuentes venezolanos.

El agente Caro tenía tan solo 24 años y llevaba solo 5 meses de servicio. El joven patrullero nació en el municipio de Pueblo Rico (Antioquia) y se trasladó a la capital del país en noviembre pasado.

Sobre el trágico caso, el general Jorge Luis Vargas, director de la Policía Nacional, rechazó el asesinato del agente y aseguró que este no quedará impune. “Ofrendó su vida mientras velaba por la seguridad y convivencia ciudadana en la localidad de Chapinero. Su muerte no quedará impune. Solidaridad con su familia”, escribió Vargas en Twitter.

Uno de los implicados en el crimen fue identificado como Wilkerson Hernández. El ciudadano venezolano negó los cargos en su contra y hasta pidió que lo llevaran de vuelta a su país.