Fue en ese momento que la doctora se percató de que la lesión había sido tratada en la casa y no por profesionales, y por eso procedió a reportar el caso y a consultar a la madre sobre su decisión, informó Noticias Caracol.

La mujer explicó que “le cayó una chispita mariposa en su brazo, y que ella le hizo la curación en su casa”, aseguró en el noticiero la directora del Hospital Local del Norte, Martha Lucía Oliveros.

La funcionaria dijo que el cuerpo médico revisó la herida de la pequeña y le brindó la atención necesaria.

A su turno, el comandante de Policía en Bucaramanga, general Manuel Vásquez, advirtió en el noticiero que cuando hay niños quemados con pólvora “los adultos podrían enfrentar procesos judiciales y hasta administrativos”.

Tal vez por el temor de ser sancionada, la madre de la bebé habría preferido atender a su hija en casa y no llevarla a un hospital. Lo cierto, según Vanguardia, es que con este caso ya son tres los menores que resultan lesionados con pólvora en diciembre: dos en Barrancabermeja y uno, en Bucaramanga.

Debido a esta situación y a que todavía faltan las celebraciones de fin de año, las autoridades recomiendan que los padres estén más atentos de sus hijos cuando hay espectáculos de pirotecnia o personas quemando pólvora para evitar tragedias.

Esto, porque según dio a conocer en el informativo la subdirectora del ICBF, María Mercedes Liévano, en 12 departamentos del país ya se abrieron 22 procesos administrativos para reestablecer los derechos de los niños y sancionar a sus padres.