Si bien Robledo no comparte la idea de que Transmilenio circule por la carrera Séptima, el dinero que recibió por su predio, que según CM& fue vendido a un muy buen precio, le llegó justo cuando enfrenta una demanda en el Consejo de Estado por doble militancia, al ser la fórmula vicepresidencial de Gustavo Petro, por la Colombia Humana, sin haber renunciado a la Alianza Verde por el que fue representante a la Cámara.

La congresista no tenía recursos para pagar la defensa, por lo que la plata que recibió por la venta del apartamento fue como ‘caída del cielo’ para poder contratar un buen cuerpo de abogados que le ayuden a mantener su curul, según el informativo.

Precisamente, por ese caso, la defensa de Robledo alega que la congresista renunció al partido Verde antes de ser candidata a la vicepresidencia por la Colombia Humana, y por lo tanto, no ha estado inscrita en dos partidos políticos al mismo tiempo, aseguró Semana.

De igual manera, dice la revista, los abogados de la congresista aseguran que ella se inscribió para participar en las elecciones presidenciales y no en las del Congreso, y que para esas votaciones no existe inhabilidad por doble militancia, pues la Constitución no obliga a que congresistas renuncien a su cargo con un año de anticipación para ser candidatos a jefe de Estado o vicepresidente.

Se espera que en los próximos días el Consejo de Estado decida si le quita o no la curul a Robledo.