Ante los reiterados insultos discriminatorios (que ya venían de tiempo atrás), Luis intentó defenderse; sin embargo, su vecino sacó un machete y le cortó parte de uno de sus brazos, informó El Espectador.

De acuerdo con este periódico, el agresor solía gritarle “loca, maricón y mariquita” a la víctima, quien, en medio de la angustia por el salvaje ataque que sufrió, empezó a gritar para que lo auxiliaran.

“¡Ayuda, quedé mocho!”, expresó Luis, según el mismo medio.

Si bien al agresor lo iban a capturar, un error en el procedimiento lo dejó en libertad, reportó el diario capitalino y explicó que la falla estuvo en que la Policía tenía que ir acompañada del ICBF (porque el atacante es menor de edad), pero no lo hizo.

En entrevista con Blu Radio, Hugo Ramos Hernández, presidente de Sucre Diversa, expresó preocupación por este caso e hizo un llamado a las autoridades para poner en marcha iniciativas que promuevan el respeto a la comunidad LGBTI:

“La idea es tocar las puertas de todas las instituciones educativas porque es la única alternativa para evitar que se presenten de nuevo este tipo de casos”.

A raíz de lo sucedido, se creó la campaña ‘Tendiente a Trascender Fronteras’, con la cual se buscaba reunir 30 millones de pesos para ayudarle económicamente a la víctima, que tiene un origen humilde y en este momento necesita una prótesis, señaló El Tiempo.

Gracias a que en redes se viralizó el numeral #LuisNoEstásSolo, la campaña fue un éxito y las donaciones ya ascienden a más de 42 millones de pesos.