Ortiz y Linares estuvieron acompañadas por Lucy Jeannette Bermúdez, del Consejo de Estado, en el pronunciamiento de las altas cortes, que estaba previsto para este martes a propósito de la suspensión de visas de Estados Unidos a algunos magistrados.

La declaración se produjo en el Palacio de Justicia, en donde Ortiz recordó que uno de los pilares de la democracia es la independencia judicial. “La confianza pública en las instituciones es esencial para la convivencia. La correcta administración de justicia debe obrar sin favoritismos”, dijo.

También advirtió que las cortes seguirán ejerciendo sus funciones con autonomía e independencia. “El país puede tener la tranquilidad que quienes ejercemos la magistratura actuaremos según nuestras convicciones”, recalcó.

Explicó que las presiones que soportan son “parte de un contexto”, y relativizó el tema de las visas: “No es un problema de visas para magistrados. Es un tema que inquieta por un contexto de presiones y preocupaciones”.

A propósito de ese mismo tema, añadió que la embajada de Estados Unidos les pidió documentación y, con ella, “se superaron las dudas que pudieron haberse presentado. Se trató de reuniones rápidas, cordiales y que no tocaron nada de nuestra función judicial”.

“Queremos darle al país la confianza que tomaremos decisiones sin presión”, agregó con serenidad, pero con firmeza. “Los jueces de la república de Colombia tenemos la capacidad y responsabilidad de tomar decisiones en derecho”.

En línea con su exposición, dijo que no busca asumir una posición de confrontación, por lo que subrayó: “No son amigos ni enemigos. Somos árbitros”.