El hombre no quiso entregar más detalles, según Blu Radio, porque las autoridades venezolanas que recapturaron a Aída Merlano advirtieron a la comunidad de no hablar del tema.

No obstante, con ese dato que la emisora dice que el conserje le entregó se puede concluir que Merlano estuvo escondida en otros lugares, pues ella escapó el primero de octubre del 2019. Es decir, duró cuatro meses prófuga de la justicia, dos de ellos escondida en Venezuela.

En su momento, las autoridades encontraron rastros de la excongresista en una casa del sur de Bogotá, y después interceptaron un BMW, en Barranquilla, en el que el conductor llevaba una maleta con el pasaporte de la exsenadora, por lo que se creía que la excongresista podría estar en Colombia.

Sin embargo, la Policía no descartaba la posibilidad de que ella estuviera en el vecino país, donde este lunes fue recapturada junto a un hombre, que sería el mismo que manejó la moto en la que ella escapó.

Otro testigo del operativo contra Merlano fue el vigilante del edificio de en frente que, en Blu Radio, relató que vio cuando un carro rojo y dos camionetas blancas llegaron con “encapuchados” (los agentes de las Fuerzas de Acciones Especiales —Faes— utilizan pasamontañas como parte de su uniforme) que rodearon el edificio.

“Luego llegó una camioneta negra, también se baja otro grupo, luego llegó una Hummer, que creo que era el jefe de ellos porque era una camioneta blindada. Rodearon todo el edificio, el que está al lado, por detrás. Luego de 15 minutos veo que bajan, primero un señor —bajito, gordito— y dos señoras”, narró el testigo.

La emisora señaló que varios vecinos del sector El Milagro, en Maracaibo (donde fue recapturada la exsenadora) creyeron que se trataba de un operativo para decomisar drogas o dólares, pues Merlano no era conocida en la zona.