El uniformado era el comandante de vigilancia de la cárcel El Buen Pastor para el primero de octubre de 2019, cuando la excongresista se le voló al Inpec y, según la Fiscalía, abusó de sus funciones para favorecer ese hecho.

Al oficial también lo señalan de recibir ostentosos regalos de la exsenadora para facilitar su salida del penal, y según la acusación formal, publicada por Blu Radio, deberá responder por los delitos de prevaricato por acción y favorecimiento en la fuga.

La emisora aseguró que el día que Merlano se escapó, el capitán Álvarez estaba disfrutando de sus vacaciones y aún así llegó a la cárcel a organizar su salida para el consultorio odontológico del que desapareció.

Dio “la orden verbal y escrita para que se cumpliera su traslado desde la cárcel”, dice la Fiscalía.

El ente acusador, detalló la emisora, presenta un listado de 31 testigos en su contra, entre dragoneantes e internas, y 26 declaraciones y entrevistas que lo vinculan con estos hechos.

Álvarez está vinculado al proceso desde la libertad, y actualmente ejerce funciones administrativas para el Inpec en la regional del Valle del Cauca.